• White Facebook Icon
  • White Twitter Icon
  • White Instagram Icon
  • White YouTube Icon

Diseño y Contenido por Cynthia Martinez Wagner  - Textos traducidos al inglés por Matías Colinas

© 2015 Turista en Buenos Aires - Todos los derechos reservados

 -

SOBRE EL BLOG
PRONÓSTICO
DESTACADOS
Please reload

El día que el Obelisco se quedó sin punta

English version at end of post

 

En el día ayer, para sorpresa de muchas personas que se encontraban por el centro (entre ellas quién les escribe), nos quedamos sorprendidos al mirar al Obelisco. ¿Y la punta? La gente sacaba fotos y murmuraba con la persona que tenía al lado con una mirada descreída de lo que estaba viendo.

 

La información era difusa. Una persona dijo, "Sacaron la punta del Obelisco y la llevaron al Malba". Otra repitió algo similar. A esa altura ya estaba claro que se trataba de una intervención artística/cultural, dado que era poco viable o mejor dicho, imposible, que se pueda desprender o retirar parte del monumento.


Me conecté en las redes para buscar más información mientras me dirigía al Malba. Cuando llegué al museo me encontré sobre la explanada previa a la entrada, la mismísima punta del Obelisco. Con una aclaración, se trataba de una réplica exacta (por dentro y por fuera) realizada por el artista Leandro Erich a la que llamó "La democracia del símbolo".

 

 

Todos saben que una de las mejores vistas de la ciudad podría ser desde el Obelisco, pero lamentablemente esto no es posible, dado que está prohibido el ingreso.

 

Las 4 ventanas de su interior muestras las vistas panorámicas de la ciudad con una realidad que sorprende. Los autos en movimiento, las bocinas, los pájaros que se cruzan.

 

Si uno presta atención, el obelisco cuenta con 4 cámaras dirigidas a cada uno de los puntos cardinales y éstas se han utilizado para lograr una experiencia inédita y original por dónde se la mire. Un rompecabezas que empieza en el centro y termina en el museo.

 


El argentino Leandro Erlich es conocido porque sus  trabajos juegan con la ilusión óptica, lo virtual y hasta lo tridimensional. Además cuenta con obras expuestas en la Reina Sofía de Madrid, en el MOMA de Nueva York, en el Macro de Roma y en Corea del Sur. Ya había sorprendido en el año 2012 cuando se inauguró la Usina de Arte, con una fachada típica de una casa porteña de principios del siglo XX donde la gente podía treparse. 


A través de esta obra se ha buscado que el máximo símbolo de la Ciudad (el Obelisco) se convierta -por un tiempo- en el actor principal. Todos los que caminan por el centro día a día y están acostumbrados a pasar frente a él, ya no prestan atención, pasa casi desapercibido. A raíz de esta puesta en escena, se ha convertido en la figura de esta semana. Y en mi opinión, lo más divertido fue leer las reacciones de la gente en las redes sociales, hay personas muy ocurrentes.
 

 

Para los que tengan ganas de vivir esta experiencia, ya saben, arrancan por el Obelisco (Av. 9 de Julio y Corrientes) y terminan en el Malba (Figueroa Alcorta 3415)

 

 

 

... & ...

 

 

A transgressor topless in BA


Yesterday many downtown passers-by –including me- were surprised when gaping at Obelisco [Obelisk]: What happened to its top? People photographed and murmured one another about the unusual scene. Confusion arose immediately. Somebody said: “They took its top off and sent it to Malba”. Then another one hesitated about this phenomenon. At that moment it was clear that this was carried out exclusively for artistic purposes.

 

I logged into social networks in order to search for more information while I directed to MALBA [Latin American Art Museum of Buenos Aires]. Once there I found on the esplanade before the entrance the very top of the Obelisco. In fact it was an exact replica (not only of the inside but also of the outside) made by the artist Leandro Elrich called “La democracia del símbolo” [The democracy of the symbol]

 

Everybody knows that one of the best views in BA could be appreciated from Obelisco but unfortunatly this is not posible as the entrance is forbidden. The 4-inner-windows show a breathtaking panoramic view: cars speeding, the roar of horns, high-flying birds in the sky. 

 

If you gawped, Obelisco has four chambers directed to every cardinal point and these have been used to provide a unique and original experience in every aspect. An adventure which begins in downtown and ends in the museum. 

 

Leonardo Elrich is well-known for conjugating optical illusion, the virtual and even 3D in his works. Moreover he has exhibited his art in Reina Sofía Museum in Madrid or in New York MoMA among others parts of the world. In 2012 the public opinion was delighted when “Usina del Arte” [The House of Art] was inaugurated with a typical façade of a BA house from the dawn of XX century and people could climb it.

 

Through this piece of art the temporal goal of turning the most important symbol of the city into the main character was accomplished.  If you had walked through downtown daily during those days, you got used to it and became usual. By this mise-en-scene , Leonardo was in the limelight through that week.

 

IMHO the funniest thing was reading people reactions in social networks. I must admit that there are witty users in our country.

 

Want to upgrade the experience? Easy: begin the journey at Obelisco (Avenida 9 de Julio and Corrientes) and finish it at MALBA (Figueroa Alcorta 3415).
 

 

 

 

Please reload